LOS BOLIVIANOS SON LOS PRIMEROS ARGENTINOS FUNDADORES DEL PAÍS

Fue la mayoría popular que convalidó en 1810 y 1816 la creación de Argentina. 

La única realidad es que los quechuas y aymaras, hoy (Bolivia) son los únicos descendientes directos de los primeros habitantes (pueblos originarios) que conformaron la mayoría de la población que convalidó la fundación de Argentina el 25 de Mayo de 1810 y 9 de julio de 1816.

Esta parte de la historia no fue contada a los argentinos en 200 años desde su creación con esta simpleza y exactitud, por mil razones políticas, culturales, religiosas, masónicas y militares los bolivianos pasaron a ser de dueños fundadores y primeros habitantes a “negros de mierda”. 

Hubo un plan estratégico y sistemático en la destrucción de la historia más increíble de un país, que adoptó mil identidades extranjeras para que el mundo no descubriera la barbarie cometida por unos cuantos, en contra de los verdaderos dueños de los territorios.

Argentina es un crisol de razas impuesta por unos pocos pícaros criollos y porteños como identidad, que desde siempre practicaron la “dedocracia” y la dejaron bien reglamentada para que cada generación no intente ser libre en su propia tierra.

Hoy en el punto máximo de vergüenza ante la histórica realidad, gobierna el país uno de los herederos de inmigrantes recientes, que no conocen un metro del territorio que preside y mucho menos las terribles necesidades del pueblo.

Los bolivianos son los que quedan como único bastión firme y soberano de la verdad del nacimiento de la identidad nacional, son el orgullo de la historia no contada y el único lazo de hermandad que nos queda con las epopeyas de mayo y julio de hace 200 años.

Los quechuas y aymaras ganaron la última batalla cultural por estas épocas, al mantener viva su cultura y tradición con la fortaleza de haber impuesto los idiomas de pueblos originarios como norma de conducta e identidad de linaje originario.

Para caldear los ánimos de los discriminadores ciudadanos de CABA, los bolivianos empujan la creación del primer partido político que les brinda la calidad de único representante político del voto boliviano en el país y además es un cachetazo para la política en general, puesto que no existe nadie con más autoridad para representar políticamente a los ciudadanos, herederos de los fundadores de Argentina.

Resulta irónico pero los descendientes de aquellos quechuas y aymaras fundadores que no figuran en la historia argentina de esta manera, son los que tal vez nos representen con identidad genuina.

Están nucleados en el IPSP Instrumento por la solidaridad de los Pueblos que construye un novedoso formato de identidad para democratizar la representatividad en CABA y Pcia. de Buenos Aires, los dos más grandes distritos son la fuerza de voto boliviano que es claramente conocido, con la fuerza de la juventud argentina, hijos de padres bolivianos.

Para sumar vértigo al cachetazo de cultura e identidad, la historia argentina y los políticos de turno, ocultaron flagrantemente la verdad sobre el robo del libro de actas de la declaración de Independencia del 9 de julio de 1816, jamás fue encontrado, dejando al país sin su libro madre, testigo del momento quechua y aymara.

Los bolivianos  participarán de las elecciones legislativas 2017 con muchas ventajas, pero la más contundente será el idioma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s