MACRI CONDENÓ A LOS ARGENTINOS A PAGAR EL ENDEUDAMIENTO DE 50 MIL MILLONES DE DÓLARES DURANTE 50 AÑOS

La única verdad del “cuentito” de Macri y Cambiemos es que el país está condenado a vivir en la pobreza por 50 años.

mauricio macri, presidente electo. conferencia de prensa foto: Silvana Colombomauricio macri, presidente electo. conferencia de prensa foto: Silvana Colombo

Mientras el Senado deberá dar aprobación al acuerdo de un grupo pequeño de distintos frentes políticos que representan y deciden el futuro de los 40 millones de argentinos por el presupuesto nacional, un grupo cada vez más grande y diverso de economistas y políticos muestran gran preocupación por los niveles inéditos de endeudamiento a los que ha llegado el gobierno de Mauricio Macri, a un mes de cumplir un año en el poder.

Este nerviosismo contrasta con el entusiasmo que se siente en algunos círculos y medios de comunicación, que celebran cada conferencia de prensa de Macri con frases como “no terminamos como Venezuela”, o el viraje de las políticas “populistas” del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Lo real es que en estos once meses, gobierno, provincias y bancos argentinos han recibido mucho más de US$40.000 millones en préstamos, con lo que la deuda pública queda cerca de US$200.000 millones, que representan casi el 30% del Producto Bruto Interno (PBI).

Los números son alarmantes para algunos economistas, a tal punto que temen, que la llamada “lluvia de dólares”  que no apareció y está en duda si llegará, pueda esta afectar hasta el propio plan macrista de bajar la inflación, reducir el déficit y recuperar el crecimiento.

El mayor reto de Macri es lograr un ajuste profundo de las políticas públicas que permita equilibrar las cuentas sin que esto le torne el país en un mar de protestas.

El temor tiene el trasfondo en experiencias anteriores, cuando un alto déficit fiscal se financió con emisión de deuda sin la resolución estructural de manera de conocer como Argentina paga sus cuentas.

Pasó, guardadas las proporciones, en 2001, cuando el esquema de financiamiento internacional se cerró de repente en medio de una profunda crisis política y económica que terminó en el famoso “corralito” (la restricción de los depósitos bancarios) y en una explosión social que dejó 39 muertos.

Pasó, también, en 1989, cuando varios planes gubernamentales para contener la inflación usando préstamos para financiar el déficit no funcionaron y se creó un ambiente de incertidumbre que disparó la fuga de capitales, generó hiperinflación y aceleró la salida del poder del entonces presidente, Raúl Alfonsín.

Y pasó durante el régimen militar en 1979, cuando el gobierno de facto hizo varias minidevaluaciones sin reducir el gasto y no pudo contener la pérdida de reservas, lo que obligó a hacer una devaluación traumática y llegar, una vez más, a rozar la hiperinflación.

La responsabilidad de los fracasos mencionados es compartida por la UCR y el PRO, puesto que muchos de los actuales funcionarios del ejecutivo nacional pertenecientes a estas fuerzas, son los mismos que endeudaron el país, llevándolo a la catástrofe económica del 2001, que para revivir ese terror no cambiamos pero volvimos al mismo escenario con los mismos actores y el nuevo endeudamiento, donde millones de argentinos estarán sometidos a afrontar el pago de las decisiones económicas de un puñado de políticos sin escrúpulos que volvieron a sumergir al país en la mayor deuda externa de toda la historia argentina.

El gobierno de Mauricio Macri en frontal connivencia con multimedios de prensa como Clarín, intentan a diario distraer la atención del pueblo con contenidos de información relacionados a corrupción o pesada herencia del gobierno anterior, para evitar que la población conozca la terrible situación en la que Argentina se encuentra en la actualidad por los prestamos internacionales.

Los argentinos saben del riesgo que implica emitir deuda, un mecanismo de financiación que en teoría es necesario y  no en todos los gobiernos del mundo  se utiliza. la deuda es uno de los aspectos que más advierte la expresidenta  Cristina Fernández, que representa a una facción importante de la oposición, para explicar la política de  Macri.”¿Adivinen quién lo va a pagar?”, se preguntó en una reciente intervención difundida en las redes sociales.los millones de argentinos y argentinas

La única realidad es el ajuste y el aumento de las tarifas de servicios públicos fue traumática para muchos argentinos, que viven con una inflación del 40% anual

Para mayor detalle basta mencionar que los préstamos que ha recibido el gobierno no se están gastando en planes a largo plazo que puedan generar los recursos necesarios para cancelar esa deuda, por el contrario son utilizados en pagos de caja menor.

Los expertos consultados por BBC Mundo explican que las inversiones mixtas y privadas de hasta US$50.000 millones que Macri dice haber consolidado no son directas y son consideradas “inversiones golondrinas”.

En otras palabras, son capitales que pueden volver a salir del país en cualquier momento de incertidumbre o crisis internacional.

Macri triplicó los niveles de gasto público del gobierno anterior, en parte debido a la presión que ejercen los propios sindicatos, gremios aliados y en parte, aseguran analistas, porque en 2017 habrá elecciones legislativas.

Argentina tiene uno de los niveles más altos de gasto público de América, con la inexplicable situación que un 80% se destina a servicios sociales (salud, educación o vivienda) y económicos (infraestructura, fomento o transferencias). Pero que en la realidad no llega a sus destinatarios y aumenta la pobreza cotidianamente.

El pequeño detalle es que si el gobierno continua gastando más de lo que tiene, coinciden los especialistas, en muy corto plazo se va a quedar sin dinero para pagar a los emisores de deuda.

La deuda y el gasto público es la propia trampa económica en la que el macrismo y cambiemos involucró al país una vez más, que traerá las consecuencias conocidas por todos.

“La preocupación es que se observa un fuerte crecimiento del déficit fiscal y de la deuda pública, pero no de la inversión productiva; y eso, sumado al atraso del tipo de cambio real, puede generar en el futuro serias dudas sobre la capacidad efectiva del Estado de generar suficientes dólares y pesos para pagar los compromisos con los acreedores”.

Este caldo de cultivo explosivo tiene fecha de vencimiento, a la hora de explicar que las políticas económicas adoptadas por el mejor equipo de economistas de los últimos 50 años según Macri, condenó al pueblo argentino a permanecer en “Pobreza Cero” por 50 años o más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s