MACRI Y LA VENTA LIBRE DE DROGA EN CABA

La libre comercialización de droga en CABA es una realidad pública. 

macri-inflacionMacri miente, no hay ni habrá guerra contra el narcotráfico, sólo fueron anuncios de campaña política electoral y uno que otro procedimiento aislado de ahora la unificada policía PRO, con más conferencias de prensa de los ministros de Macri, que muy conocedores de esta información, ocultan la falta de soluciones concretas que habilitan la luz verde al negocio diario del narcotráfico.

Hace más de un año que el fiscal Federico Delgado denunció la venta de drogas en unos cien domicilios de la Capital Federal, alertó que los puntos de venta en investigación son muchísimos mas y que existe connivencia por parte de sectores de la Policía Federal y Metropolitana, esta información tomó estado público a raíz de que el fiscal le dio curso e instruyó la causa por una denuncia hecha por el legislador porteño Gustavo Vera, presidente de la ONG “La Alameda”.

“No es posible concebir que los funcionarios policiales desconozcan lo que ocurre en cada uno de los domicilios denunciados. Sin embargo, hacen la vista gorda o bien tienen algún tipo de acuerdo que por el momento no se conoce pero que mediante la pesquisa que se propone hay que desentrañarlo- para que las actividades ilícitas se continúen desplegando”, sostuvo el fiscal Delgado al acusar de connivencia policial a algunos estratos de la Federal.

La investigación preliminar que encaró Delgado por el 2014, estuvo en manos del juez federal Norberto Oyarbide  por la “presunta comercialización de estupefacientes en aproximadamente cien domicilios de esta ciudad”.

 El fiscal puso la lupa sobre “un dato cuanto menos llamativo con relación a la actuación de las comisarías de cada una de las zonas en cuestión”, que en ese contexto “admite el legítimo interrogante respecto al rol de las fuerzas de seguridad en cada una de las circunscripciones territoriales“.

“Por un lado es necesario profundizar las diligencias que se efectuaron en aquellos domicilios donde se informa un posible comercio de estupefacientes o bien en los que se demostró un consumo asiduo y por otro, resulta imprescindible conocer lo que ocurre desde los organismos del Estado que tienen que controlar que eso no ocurra, aseguró por aquellos días Delgado.

 No obstante el fiscal realizó una autocrítica sobre cómo opera el sistema judicial en temas de narcotráfico, pues “ansiosos por inculpar, por hacer recaer la fuerza del Leviatán en los individuos, nos quedamos con los estratos inferiores de las organizaciones criminales y jamás ascendemos en la pirámide”.

 Tras realizar la denuncia, el fiscal propuso que se le dé intervención a la fiscalía especializada en delitos de narcotráfico “para que brinde cooperación desde su especialidad en la materia y perspectiva institucional privilegiada para reparar en los rasgos sistémicos y estructurales del problema” situación que nunca se supo como terminó.

El siguiente es un detalle completo de los 100 puntos de venta:

Villa 31 y 31 bis  la Casa del Pueblo.
Muñiz 628 Almagro Narco Prostíbulo
Independencia 4323 Almagro Narco Prostíbulo
Av. Díaz Vélez y Yatay Almagro Narco Prostíbulo
México y Muñiz Almagro Vía Pública
México al 4000 Almagro Vía Pública
Mérmol y Av. Belgrano Almagro Vía Pública
Yrigoyen y Mármol Almagro Vía Pública
Estados Unidos al 4300 Almagro Vía Pública
Av. La Plata y Estados Unidos Almagro Vía Pública
Quito y Mármol Almagro Vía Pública
Yatay al 100 Almagro Vía Pública
Hipólito Yrigoyen al 4100 Almagro Vía Pública
Independencia al 2400 Balvanera Aguantadero
Chile y Pasco Balvanera Aguantadero
Córdoba y Honorio Pueyrredón Balvanera Bar-Pool
Rivadavia 2434 Balvanera Narco Prostíbulo
Echeverría y Ramón Freire Belgrano Vía Pública
Guayaquil y Beauchef Caballito Aguantadero
Yerbal 35 Caballito Aguantadero
Chaco 19 Caballito Narco Prostíbulo
Bogotá al 800 Caballito Narco Prostíbulo
Río de Janeiro 281 Caballito Narco Prostíbulo
Av. Díaz Vélez 5343 Caballito Narco Prostíbulo
Senillosa, e/Formosa y Guayaquil Caballito Vía Pública
Apolinario Figueroa y Pujol Caballito Vía Pública
García Lorca y Avellaneda Caballito Vía Pública
Bonifacio y Av. La Plata Caballito Vía Pública
Rosario y Senillosa Caballito Vía Pública
Alberdi 200 Caballito Vía Pública
Parque Rivadavia Caballito Vía Pública
Espinosa al 700 Caballito Vía Pública
Viedma al 800 Caballito Vía Pública
Yerbal y Río de Janeiro Caballito Vía Pública
Eduardo Acevedo y Bogotá Caballito Vía Pública
Otamendi y Pasaje Escribano Caballito Vía Pública
Moldes al 800 Colegiales Vía Pública
Estados Unidos y Virrey Ceballos Constitución Vía Pública
Av. Riestra y Rivera Indarte Flores Vía Pública
Plaza Flores Flores Vía Pública
La Porteña y Rivadavia Flores Vía Pública
Jose Martí y Ramón Falcón Flores Vía Pública
Guardia Nacional al 600 Liniers Aguantadero
Oliden y Rivadavia Liniers Bar
Zelada al 100 Liniers Ex local comercial
Albariño y Pizarro Liniers Kiosco
Carhué al 700 Liniers Pizzería
Av. Gral. Paz 11800 y 11900 Liniers Taller textil clandest.
Pola al 600 Liniers Vía Pública
Timoteo Gordillo y Cossio Liniers Vía Pública
Montiel al 1000 Liniers Vía Pública
Plaza Carlos Pellegrini Liniers Vía Pública
México 758 Monserrat Aguantadero
México 784 Monserrat Aguantadero
Alsina 940 Monserrat Boliche bailable
Chacabuco 640 Monserrat Narco Prostíbulo
Chacabuco al 600 Monserrat Vía Pública
México 861 Monserrat Whiskería
Amancio Alcorta y Ocho N.Pompeya Vía Pública
Ramallo y Cuba Núñez Vía Pública/Delivery
Rivadavia 3007 Once Narco Prostíbulo
Rivadavia y Jean Jaures Once Vía Pública
Ecuador 467 Once Vía Pública
Ecuador 475 Once Vía Pública
Ecuador 486 Once Vía Pública
Sarmiento 2951 Once Vía Pública
Jean Jaures al 200 Once Vía Pública
Olivera y Directorio Pque Avellaneda Aguantadero
San Pedro y Olivera Pque Avellaneda Kiosco
Parque Chacabuco Pque Chacabuco Vía Pública
Plaza El Trébol Parque Chas Vía Pública
Iguazú 438 Pque Patricios Cocina de Paco
Riobamba y Paraguay Recoleta Kiosco de revistas
Gallo 1311 Recoleta Narco Prostíbulo
Ayacucho 1981 Recoleta Narco Prostíbulo
Azcuénaga 1902 Recoleta Narco Prostíbulo
Junín 1054 Recoleta Narco Prostíbulo
Junín 680 Recoleta Supermercado
Córdoba y Laprida Recoleta Vía Pública
Plaza Rodríguez Peña Recoleta Vía Pública
Plaza Houssay Recoleta Vía Pública
Santa Fe 1126 2 209 Retiro Narco Prostíbulo
Santa Fe 1126 UF: 705 Retiro Narco Prostíbulo
Santa Fe 1126 UF: 904 Retiro Narco Prostíbulo
Santa Fe 1126 UF: 1011 Retiro Narco Prostíbulo
Santa Fe 1126 UF: 1019 Retiro Narco Prostíbulo
Santa Fe 1126 UF: 1115 Retiro Narco Prostíbulo
Santa Fe 1126 UF: 715 Retiro Narco Prostíbulo
Arias y Conesa Saavedra Vía Pública/Aguant.
Av. San Juan 3032 San Cristóbal Vía Pública
General Urquiza al 1200 San Cristóbal Vía Pública
Av. Córdoba y Suipacha San Nicolás Bar-Panchería
Plaza Congreso San Nicolás Vía Pública
Perú al 700 San Telmo Bar
Casco 126 Versailles Narco Prostíbulo
Viedma y Casco Versailles Narco Prostíbulo
Juan B. Justo y Artigas Villa Gral Mitre Narco Prostíbulo
Piedra Buena y Zuviría Villa Lugano Vía Pública
Camarones y Llavallol V.Santa Rita Vía Pública/ Delivery
San Pedrito y F. de la Cruz Villa Soldati Vía Pública
Ibera 5900 Villa Urquiza Vía Pública.

A cualquier hora del día, en los incontables y similares accesos a la Villa 31 de Retiro, hay vecinos que caminan apurados rumbo a la estación de trenes o la parada del ómnibus. Con zapatos lustrados y camisa surcan el ripio desnivelado, rumbo a sus trabajos. En el recorrido, por los pasillos angostos que decora la cumbia, se cruzan con un desfile de adictos listos para entrar a las zonas más oscuras del barrio en busca de una dosis.

Marihuana, cocaína, paco. El sistema de venta es similar al de la meca del comercio porteño de drogas: la Villa 1-11-14, del Bajo Flores. En la 31, también hay centinelas apostados en las esquinas, que darán la voz de alerta si hay caras desconocidas, o saldrán al cruce de quien levante sospechas.

Los vecinos se niegan a ser entrevistados, aún anónimamente, pero reconocen de forma unánime que las bandas se expanden y el comercio alcanza a niños de 9 o 10 años. Los policías apostados en las entradas al barrio aseguran el mismo dato: jóvenes que deberían estar en la escuela primaria circulan drogados durante las horas más peligrosas, que transcurren antes del amanecer. Los agentes también coinciden en que, con el día, cierta calma vuelve a reinar.

La información pública de otros medios detalla, que la ubicación de los reductos donde se comercializa la droga no responde a patrones específicos. Sino que están desperdigados en distintas zonas.

En las calles principales que llevan al corazón de la villa hay oferta de paco. Son grupos pequeños de consumidores, que reciben a adictos de otros barrios, y a cambio de droga los conducen hasta una casilla específica. Esa zona, donde las banderas rojas y blancas cuelgan desde las ventanas, es habitada mayoritariamente por vecinos peruanos.

Ezequiel, un niño adicto de 12 años, suele dormir en el piso de la estación del ferrocarril San Martín. Abandonado a su propia suerte, sin padre ni madre, fuma un cigarrillo y dice que los consumidores de su edad evitan el Bajo Flores “porque hay pibes más grandes que te roban la droga”. También cuenta que, allá, los controles policiales son más exhaustivos que en Retiro. “La 1-11-14 sale mucho en televisión, hay más milicos”, agrega otro adicto que lo acompaña.

Bajo la Autopista Illia, casi sobre las vías de los trenes, en una área donde el grueso de las familias provienen de Paraguay, se ofrece marihuana con la misma mecánica que un cocinero ofrece sus alimentos en cualquier puesto de comidas. Junto a las puertas de las casas hay dos personas, algunos con pistolas en la cintura, que toman mate o cerveza en mesas improvisadas. Miran fijamente a todos los que transitan por ahí. Chiflan y ofrecen la droga. El corredor, uno de los principales, tiene sus límites en la avenida Ramos Mejía al comienzo y en un depósito de contenedores sobre la calle Carlos Mugica, en el extremo final de la villa.

Sin embargo, uno de los puntos territoriales que actualmente se presenta como el más conflictivo es habitado por personas de distintas nacionalidades. Hay argentinos, bolivianos, inmigrantes africanos. Es un pequeño parque abandonado, al que los vecinos bautizaron como “Plaza de los lápices”. Llegar ahí es difícil. Y vivir, aún más.

En 2014 en la Fiscalía N°6, de Federico Delgado, recibieron las denuncias sobre la zona. Una de ellas, alertaba sobre grupos de narcotraficantes que “desalojaban a las familias para utilizar las viviendas como puntos de venta o aguantaderos“.

Allí, no operarían pequeñas bandas territoriales, sino grupos organizados que utilizan la zona para instalar un mercado de microtráfico, mientras, al mismo tiempo, se valen de la geografía local para acopiar grandes cantidades de droga. “En los últimos enfrentamientos protagonizados por integrantes de esa banda, se detectaron armas de gran calibre“, aseguran vecinos del lugar.

En el resumen de la investigación, a la que tuvo acceso este medio, el fiscal Delgado narra: “El personal policial que participó en las investigaciones reflejó un panorama para nada alentador. Ni más ni menos, se ha montado en ese sector de la Villa 31 una suerte de ‘estado paralelo’ en el que la violencia y la intimidación han suprimido las normas que prevalecen en un estado de derecho“.

Según los datos de la investigación, el área es controlada por una organización criminal conocida como los “Sampedreanos”, cuyo principal líder se encuentra detenido.

La Villa 31 es utilizada como centro para guardar droga por su cercanía a la terminal de colectivos. El transporte ‘hormiga’, mediante el cual muchas personas trasladan cantidades casi indetectables, es una modalidad utilizada sistemáticamente.

En Retiro, por datos de los propios habitantes, cualquier joven que no trabaja puede acceder al consumo de drogas, simplemente, con el dinero que sus padres le dan para pasar el día. Las porciones mínimas de marihuana vieja, que estuvo “guardada” durante más tiempo, se consiguen por $40 pesos, mientras que la “fresca” puede costar entre $80 y $100. Las dosis de paco oscilan entre $30 y $60, según el vendedor.

La cocaína suele ser más compleja de adquirir para los estudiantes ya que se consigue a partir de los $100 pero, por la variación de la calidad,para esta droga no hay un precio fijo por gramo, salvo la clásica ración de $100, cuentan vecinos de lugar con lujo de detalles.

Según la investigación policial, los estudiantes de la Escuela Filii Dei, ubicada en la Villa 31, son consumidores de la marihuana, el paco y la cocaína que proveen los ‘soldaditos’ de las organizaciones criminales que operan en la zona.“Los jóvenes llegan temprano a la escuela y ya tienen la droga en su poder”, aseguran los policías.

A todo esto hay que agregar las guerras entre pandillas por la zona territorio o tráfico y la libertad de comercialización existente.

La Justicia esta repleta de expedientes que investigan  con cadenas de homicidios en la villa de Retiro cometidos durante últimos meses, que estarían relacionados con tráfico de drogas, pero que nunca sabremos el final.

Los delegados del Pro que controlan los problemas de casi todos los barrios de las 15 comunas de CABA, son los guardianes Barriales de esta realidad y no conocemos marchas ni demandas masivas por parte de los mismos en contra de este flagelo que con gran libertad es parte de la vida cotidiana de la Ciudad de Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s