MACRI Y SU REGENTE PARA VILLAS

El líder del PRO perdió una vez más ante apuros de su propio regente para villas, Rafael Klejzer. 

FOTO MACRI

Macri, Poder Amarillo              Klejzer, Regente Villero

La ciudad porteña una vez más amanece sorprendida por las decisiones y arreglos del Gobierno de la Ciudad con el administrador de villas Rafael Klejzer, que en cada cortocircuito entre las partes castiga a la gran capital con acampes, cortes y movilizaciones de los pobladores de las villas, inutilizando toda los accesos de tránsito.

El Papa Francisco se reunió en octubre con las organizaciones sociales y populares del mundo y llamó a luchar por aquello que debería estar al alcance de todos, pero que cada vez está más lejos de la mayoría: tierra, techo y trabajo, mensaje que el regenteador Klejzer se tomó muy en serio, puesto que en este contexto y bajo está consigna es en la cual se enmarcó uno de los últimos acampes frente al obelisco y organizado por la Corriente Villera Independiente, organizacion emparentada de forma directa con el Movimiento Popular La Dignidad.

El PRO y la Corriente Villera mantienen una vieja relación en una supuesta atención a los reclamos que el regente y su organización para villas realiza casi periódicamente, pero en cada desencuentro con el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), Secretaría de Hábitat e Inclusión Social (Sechi) o Desarrollo Social de Ciudad y en ese plano llegan a acuerdos y convenios de presupuestos millonarios para obras o cobertura general de asistencia para los pobladores de la villa, que nunca llega a sus beneficiarios en forma completa y que consiste en mercadería, atención de comedores infantiles, trabajos de urbanización de calles, planes y programas de Ciudad, etc. Todo fuera de proceso de fiscalización, auditoria, concurso y verificación alguna, ni mucho menos se conoce a que galpones o adonde va a parar esta ayuda asistencial que nunca llega completa, quedando en evidencia que en estos últimos ocho años la villa creció en miseria y no en desarrollo urbano, mientras cada día son más los pobladores que llegan a estos sectores en búsqueda de soluciones habitacionales.

Lo increíble de esta relación amarilla y villera es que los públicos acampes o cortes de calles enigmáticamente se levantan, en virtud de acuerdos o convenios que la Ciudad desconoce, como así también, ignoran, los mismos beneficiarios pobladores de las villas que no forman parte de estas reuniones secretas entre el Pro y la Corriente Villera. Esta relación de amor y odio se hizo pública en las últimas elecciones barriales, donde el PRO perdió el control del territorio en manos de los pobladores líderes y delegados de la misma barriada villera, ocasión en la que el regenteador se adjudicó un triunfo ajeno y pasó a ser el gestor de las villas ante CABA.

Por lo pronto, Klejzer que no vive en las villas, pero las “administra”, se reunió con funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con el compromiso de levantar el acampe recientemente reinstalado, “modus operandi” tradicional del regente villerro con el cual presiona a sus socios con contubernios y arreglos.

La reinstalación de la Carpa Villera en el Obelisco porteño en estos últimos días se levantó ante el compromiso asumido por el Gobierno de la Ciudad de realizar una reunión entre representantes de la Corriente Villera Independiente con Carmen Polledo, la jefa del bloque de legisladores del Pro, y Carlos Russo, Director Médico del SAME.

La agenda acordada entre las partes, ante el miedo del PRO de pagar el costo político que implique la pérdida de los casi cincuenta mil votos villeros, se extendió hasta el punto de solucionar la problemática del equipamiento y funcionamiento de todo el sistema de control médico de ambulancias y sus requerimientos.

Obviamente, desconocemos como se administrará esta nueva etapa de arreglos entre Macri y Klejzer y mucho menos, las cifras que le costará al Pro o a la Ciudad, estos desconocidos acuerdos, independientemente de la real ayuda a los ciudadanos de villas.

Lo que es de público conocimiento y se grita a viva voz es lo que Rafael Klejzer publica en las redes sociales, como galardón de su gestión como regente de los que no lo eligieron: “Donde el Pueblo Manda, el Gobierno obedece. Corriente Villera Independiente”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s